martes, 24 de marzo de 2015

ENTREVISTA A JOSEP ESCALER, RESPONSABLE DEL ÁREA DE MOVILIDAD Y TRÁFICO DE ANDORRA



El Principado de Andorra es uno de los puntos turísticos importantes en temporada invernal por su gran cantidad de pistas de esquí. El alto volumen de vehículos que pasa por sus carreteras hace que haya que tener una especial atención y seguir unas pautas especiales de prevención, sobre todo con el uso de cadenas u otros equipamientos. La red de carreteras es reducida, con 100 kilómetros de carreteras generales y 150 de secundarias. La densidad de vehículos más alta es de 27.000 al día. 

Desde el Área de Movilidad y Tráfico del Gobierno de Andorra se cuenta con un centro nacional, CENATRA, desde donde se realizan tareas de coordinación gracias a 60 cámaras. El Faro de la Seguridad habla con Josep Escaler, responsable de este área.


-¿Cómo se organiza la gestión del tráfico desde las instituciones en Andorra?
-Es un poco diferente a cómo se hace en España. El área de Movilidad del Gobierno depende del Ministerio de Justicia e Interior. Nosotros tenemos unos trabajos de coordinación, planificación y regulación de la movilidad. Y de soporte técnico a otros entes público y privados que tienen competencias en relación a la seguridad vial y movilidad. 
La legislación andorrana da competencias de tránsito a los Ayuntamientos, que aquí se llaman comúns. Ellos tienen competencias sobre sus carreteras y calles de las que son titulares. El Gobierno sólo tiene competencia en las carreteras generales. Toda la red viaria está muy bien conectada. Nosotros, como área de Movilidad, damos soporte a los comúns en todos los temas de movilidad. Por su parte, la Policía andorrana tiene las competencias sobre el código de circulación, prácticamente exclusivas de control de alcoholemia, de velocidad y demás infracciones. Los comúns tienen mediante su guardia urbana competencias para todo el código de circulación en sus calles exceptuando la parte de alcoholemia y velocidad, competencia exclusiva de la policía estatal.

Leer Más...

martes, 10 de marzo de 2015

12 de cada 100 personas que viajan en vehículo ligero todavía no usan el cinturón de seguridad.


 <<< Noticias Breves >>>



Para intentar llegar a ese pequeño porcentaje de personas que todavía no utiliza este dispositivo de seguridad y evitar víctimas por no llevarlo puesto, la Dirección General de Tráfico está llevando a cabo una campaña de concienciación y vigilancia del uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil.

Recuerda:   

·        No llevar nunca al niño en brazos, ni suelto, siempre con sus SRI. No compartir el cinturón del adulto con el menor porque sería aplastado.

·        La velocidad máxima a la que un adulto es capaz de impedir que un niño salga lanzado hacia delante en caso de impacto, es solo de 5 km/h.

·        El niño debe ocupar los asientos traseros del coche. Si excepcionalmente utiliza el asiento de copiloto, debe desconectar siempre el airbag.

·        No bajar la guardia en los trayectos cortos. En los trayectos de casa al cole es donde se acumulan el mayor número de conductas de riesgo.

·        Los arneses o el cinturón no deberán ir retorcidos, ni holgados ni doblados.

·        El Sistema de retención infantil debe ir perfectamente instalado, no debe moverse y la mejor opción es el anclaje mediante el sistema Isofix, del que ya disponen muchos vehículos.
 



 Desde El Faro de la Seguridad te invitamos a conocer este informe realizado por Race, con las conclusiones del análisis de seguridad de 33 modelos y sistemas de retención infantil de venta en Europa este pasado año 2.014

Leer Más...

martes, 3 de marzo de 2015

“Si verdaderamente tuviéramos la sensación de estar en peligro continuamente no podríamos aguantarlo”



ENTREVISTA A: TENIENTE FERNANDO RIVERO, Asesor Técnico del Coronel Jefe del Servicio de Montaña de la Guardia Civil
  
La Montaña,  inmensa creación natural que lleva hasta lo más alto de la tierra. Permite respirar su libertad, deslizarse sobre ella o incluso ahondar en lo más íntimo de su interior. Sin embargo, degustar estas sensaciones conlleva un peaje; el riesgo. Se asume y se prepara. Pero a veces las exigencias son inesperadas. De un momento a otro y sin previo aviso, la caprichosa meteorología puede dar un cambio y convertir el paraíso en infierno.
Los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña, GREIM, llevan 47 años realizando labores de rescate en lugares de difícil acceso, llegando incluso a poner en riesgo sus vidas.

-¿Es la meteorología tan exigente en la montaña?
-Hay ocasiones en las que no hablamos de meteorología adversa sino de condiciones climatológicas terribles contra las que no se puede luchar ni aún con un equipo medianamente bueno. La mayor parte de las veces una ventisca nos puede desorientar o provocar una leve hipotermia pero hay veces que la fuerza de la naturaleza puede con todo lo que se ponga por delante. Afortunadamente este tipo de situaciones suelen ser previsibles y debemos de atender a los avisos de AEMET y quedarnos en casa. En cuanto a la responsabilidad de estos incidentes que ocurren con la meteorología es evidente que si no llevamos el equipo adecuado y no atendemos a las previsiones de tiempo desfavorable ha sido responsabilidad nuestra enfrentarnos a un clima contrario.

-¿Son las personas conscientes de los peligros a los que se someten?
-Quiero pensar que sí pero siempre con un grado de control adecuado. Algunas actividades en la naturaleza reciben el nombre de “deportes de riesgo”, así que ya sabemos a lo que nos enfrentamos y con qué nivel para cada una de las actividades. No debemos de sobrestimar nuestras posibilidades y aunque existe un riesgo asumido en los deportes de montaña debemos elegir aquellas actividades que vayan acorde con nuestro nivel de preparación.

Leer Más...